Moon (1110011), un juego de mesa muy informático, con un toque de misión espacial y que resulta sumamente educativo

El otro día me invitaron unos amigos a jugar a Moon (11100111), un juego de tablero en el que hay que manejar el rudimentario ordenador de una misión a la Luna y manipular con instrucciones lógicas y operadores los diversos registros para resolver problemas, evitar errores y bugs y aterrizar a tiempo. El título binario se lee gráficamente como Moon, un precioso detalle de diseño.

Aunque el juego tiene muchos niveles y variantes pueden jugar de 1 a 4 personas; nosotros éramos tres y jugábamos en cooperativo. La zona principal son cuatro registros de una CPU de 4 bits (aunque se pueden ampliar en misiones más complicadas). Para manipular los bits hay tarjetas con operaciones lógicas: AND, OR, XOR, NOT, NAND… y otras que mueven bits o registros: INC (+1), DEC (-1), ADD (sumar), MOV (mover/copiar), etcétera. En cada turno aparece una tarjeta con una secuencia de bits (por ejemplo 1001) y hay que usar las operaciones disponibles en 4 registros para obtener el resultado. Lo complicado es que cada operación requiere un poco de energía: 0,5 unidades, 1, 1,5 o 2; y la energía disponible es limitada (quizá de 2 o 3 unidades, según la misión) así que hay que optimizar y planificar o irá transcurriendo el tiempo con cada turno, acumulándose nuevos problemas. Muy a lo Apolo 13.

A medida que el juego avanza pueden aparecer errores que bloquean ciertas instrucciones, borran bits o inutilizan registros, para complicar la cosa. En la versión multijugador creo que se usa una RAM «personal» pero con registros comunes, de modo que las operaciones de todos afectan a todos y se pueden guardar menos datos. El juego se puede complicar con más bits, operaciones, tarjetas de error, hackeos y otras cosas interesantes.

Si consigues acabar el mazo de cartas antes de que el ordenador se bloquee porque no has podido resolver uno de los problemas, ¡felicidades! La nave habrá aterrizado. De lo contrario se habrá pegado un buen castañazo. Nosotros conseguimos aterrizar un par de veces y en el modo difícil, con menos energía, estrellarnos otras dos, incluso llegando a una configuración que nos parecía «irresoluble» (igual es que hicimos algo mal; a saber).

Me pareció un juego sumamente interesante porque enseña cómo exprimir los recursos disponibles para optimizar la más rudimentaria programación, casi como programar un ordenador soldando cables y conectando puertas lógicas. Se puede ver algo más sobre la mecánica del juego en este vídeo: Moon: Guía / Cómo jugar.

Moon es una creación de Pablo Garaizar, de la Universidad de Deusto, que existe como juego de mesa físico (encontré una versión en Dracotienda), como «print & play» (te imprimes las tarjetas, instrucciones y juegas; incluso en versión barata de bajo consumo de tinta) o como juego online: MoonGame; ojo con los avisos de seguridad, que aunque funciona debe ser que el código no está del todo actualizado.) Según parece pasó fulgurantemente por Kickstarter donde consiguió la financiación en 10 horas, allá por 2019, así que parece que el tema interesó a mucha gente.

Relacionado:

Code: el juego de mesa para demostrar lo que sabes sobre programación
«Dentro del laberinto», de Jim Henson, en versión juego de tablero
Prime Climb: un precioso juego educativo matemático con los números primos, los compuestos y sus factores como protagonistas
Nosedive («Caída en picado») de Black Mirror, convertido en juego de mesa con app de acompañamiento
The Mind Extreme, un divertidísimo a la vez que enrevesado y casi imposible juego de cartas
SET, un pasatiempo de lógica

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.