Los instrumentos del Telescopio espacial James Webb y sus observaciones se programan en JavaScript


El núcleo de M74 – ESA/Webb, NASA & CSA, J. Lee y el equipo PHANGS-JWST. Gracias a J. Schmidt

Después de años y años de retraso de su lanzamiento y seis meses de infarto después de él mientras se configuraba para funcionar –aunque hay que reconocer que esas operaciones salieron increíblemente bien– el Telescopio espacial James Webb lleva ya unas semanas asombrándonos con las imágenes que obtiene. Pero reconozco que me quedé picueto cuándo descubrí que las observaciones del Webb se programan en JavaScript.

Sí, en JavaScript. No, no estoy de broma.

Según el documento de la NASA titulado Status of the James Webb Space Telescope Integrated Science Instrument Module System [PDF], en el modo normal de funcionamiento del telescopio el Integrated Science Instrument Module (Módulo integrado de instrumentos científicos, ISIM) es controlado por un software denominado Script Processor Task (Tarea de procesado de guiones, SP), que

[…] ejecuta guiones escritos en JavaScript al recibir una orden para hacerlo. La ejecución de los guiones se realiza mediante un motor de JavaScript que se ejecuta como una tarea independiente que admite diez JavaScripts concurrentes que se ejecutan de forma independiente.

Esos guiones contienen instrucciones para configurar los instrumentos del Webb de una forma determinada para realizar una observación dada; para apuntar el telescopio de tal forma que el campo de vista de un instrumento apunte hacia el objetivo de una observación; para comprobar el estado de los instrumentos o el resultado de los comandos anteriores, etc. Se envían cada diez días al telescopio para que los vaya ejecutando.

El Procesador de guiones es el que realmente ejecuta las tareas, pero recibe las instrucciones sobre lo que debe hacer de los JavaScripts – NASA

Están escritos, para ser concretos, en Nombas ScriptEase 5.00e, que fue publicado el 6 de enero de 2003, aunque incorpora unas extensiones para adaptarlo a su uso en el Webb. Pero no es de extrañar: el Webb lleva en desarrollo desde finales de la década de los 80 del siglo XX, y aunque su lanzamiento se haya retrasado décadas, su diseño lleva tiempo cerrado. Precisamente para no causar más retrasos. Y, según su desarrollador, en el momento en el que la NASA lo escogió, era un sistema con años de uso en otras misiones de la agencia, lo que le daba ya un bagaje de robustez y fidelidad. Además, los guiones se almacenan en formato ASCII –en texto plano, vaya– lo que hace que sean legibles por las personas que los preparan y los revisan, lo que añade un extra de seguridad.

Así que a alucinar aún más con las imágenes del Webb.

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.