La Soyuz MS-22 inaugura el intercambio de plazas tripuladas entre la NASA y Roscosmos


La Soyuz MS-22 a punto de atracar en la EEI – Sergei Korsakov/Roscosmos

En estos momentos están a punto de ser abiertas las escotillas entre la cápsula tripulada Soyuz MS-22 y la Estación Espacial Internacional. A bordo de ella viajan Sergey Prokopyev y Dimitry A. Petelin de Roscosmos y Frank Rubio, de la NASA. No es, ni con mucho, la primera vez que la agencia estadounidense envía a alguien a la EEI a bordo de una Soyuz. Pero es la primera vez que se hace como un intercambio.

Así, en lugar de pagar entre 60 y 70 millones de dólares por su plaza, Rubio viaja gratis. A cambio, Anna Kikina hará lo propio, si el mundo no se va antes al garete, en próximo día e de octubre en la Crew Dragon Endurance de SpaceX como parte de la tripulación Crew–5.

La idea es que siempre que una de las dos agencias lo solicite alguien de sus respectivos cuerpos de astronautas pueda ir en una Crew Dragon o en una Soyuz. Y, es de suponer, que incluso en una Starliner de Boeing cuando entre en servicio. Con esto, si se tuercen mucho las cosas y alguna de las dos agencias se viera impedida para lanzar misiones tripuladas por la causa que fuera, siempre podría haber al menos una persona de la agencia a bordo del segmento correspondiente de la Estación para hacer las tareas mínimas de mantenimiento necesarias.

Pero, como decía arriba, con la subida de tono de Putin respecto a la invasión de Ucrania que se producía hoy mismo, hay que ver cómo siguen las cosas. Aunque hasta ahora la NASA y sus socios de la EEI están haciendo un impresionante ejercicio de nadar y guardar la ropa.

Par Prokopyev es su segundo vuelo; para sus dos compañeros es el primero. Estarán, de nuevo si todo va según lo previsto, en la EEI hasta finales de marzo de 2023.

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.