La silla entrópica que no tiene asiento pero en la que te puedes sentar

Esta silla entrópica de la Phillips Collection tiene su aquél. Consiste en un armazón metálico en el que la silla no tiene superficie como tal, sino que consiste en un enrevesado cordón meticulosamente anudado, de modo que crea una zona segura sobre la que aposentarse.

La silla Entropy, moderna y orgánica, tiene una estructura cúbica de metal en la que se le ha enrollado un cordón negro en forma de tela de araña creando así un lugar único para sentarse. Aunque el patrón parece completamente aleatorio, las cuerdas están dispuestas de modo que conforman un asiento seguro.

Entendiendo lo de «entrópica» como que está desordenada, la definición cuela. Es sin duda un poco cara para el común de los mortales (1.800 dólares, y además lo suyo es comprar una parejita como mínimo) pero como objeto artístico/industrial/diferente tiene su gracia. Original desde luego resulta.

(Vía Core77.)

Relacionado:

Muebles hechos con bicicletas
El sueño de cualquier aficionado: piezas Lego tamaño gigante
La mesa diskette de 3,5 pulgadas

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.