Curiosity cumple 10 años en Marte


Póster que celebra los diez años de Curiosity en Marte – NASA/JPL-Caltech

Recuerdo perfectamente seguir en directo la retransmisión de la llegada de Curiosity a Marte. Por supuesto no partían de cero sino que la maniobra se basaba en la de otros rovers que habían llegado antes a Marte. Pero Curiosity era demasiado pesado para usar el método de frenado con airbags que habían usado Spirit y Opportunity… así que iba a utilizar un método nuevo para la fase final en la que una grúa aérea –una especia de mochila cohete– lo iba a hacer descender suavemente los últimos metros. Estaba todo pensado y repensado, pero todo tenía que funcionar en el MundoReal™. Y vaya si lo hizo. Aún me emociona ver el vídeo grabado en el control de la misión. Lo que no me emociona tanto es que ya hayan pasado diez años.

Sí, el vídeo pone 5 de agosto, pero es que Curiosity aterrizó a las 7:32, hora peninsular española (UTC +2) del día 6; que eran la 1:32 en la costa este de los Estados Unidos, también del día 6, o las 22:32 del día 5 en California, dónde está el JPL.

En este tiempo el rover, que tiene el tamaño aproximado de un todoterreno ligero, ha recorrido 29 kilómetros sobre la superficie de Marte, recorrido durante el que ha ascendido unos 625 metros. Ha tomado casi 500.000 imágenes y entre ellas y los datos tomados por sus instrumentos ha enviado a la Tierra 3.102 gigabytes de datos. Con ellos se han publicado 883 artículos científicos, cifra que sigue aumentando.

La conclusión más importante es que con esos datos ha quedado claro que hubo agua líquida y los componentes químicos y nutrientes necesarios necesarios para la vida tal y como la conocemos. Lo que no quiere decir que haya habido vida en Marte, ojo. Aparte del valor lo que estamos aprendiendo per se, Curiosity nos recuerda que en el pasado Marte se pareció bastante a la Tierra. Y que debemos cuidarla por la cuenta que nos tiene; por ahora no tenemos un Planeta B.

Por otra parte los datos recogidos por su sensores atmosféricos y de radiación son una base para saber cómo proteger mejor a las personas que –quizás– lleguen a estar una temporada en el planeta en el futuro.

Todos sus instrumentos siguen funcionando. Y dado que el generador termoeléctrico de radioisótopos que le da energía aún tiene cuerda para muchos años, en principio a Curiosity aún le queda mucho tiempo rodando por Marte. Aunque lo de rodando quizás esté por ver porque sus ruedas han demostrado ser menos resistentes de lo previsto –de hecho las de Opprtunity fueron rediseñadas a ver si sufren menos daños– así que a lo mejor en un momento dado deja de poder moverse. Pero aún así podría funcionar como una estación científica fija.

Está en Twitter como @MarsCuriosity.

# Enlace Permanente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.