Aquellos tiempos en los que la potencia de los ordenadores se medía en «kilochicas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.